Somos lo que somos, no una ruleta cambiante.

Hay que Caminar bajo la certeza de que todo está en movimiento, nada es estático y nada durará para siempre. A veces nos encontramos arriba, otras veces abajo. El mundo gira sin detenerse, por eso hay que aprender a ser humilde, ser amable, cuidar lo que se dice y medir lo que se hace, porque nunca sabes cuando la vida te volverá a cruzar con viejos caminos.

He aprendido que un alma se enlaza con otra por instantes, instantes fugaces que si logras verlos alguna vez a través de una mirada sincera que revela su esencia sabrás que es una persona que vale la pena tener en tu vida. Lastimosamente es un acto que debe ser recíproco y muchas veces por estar ocupados observando otras cosas permitimos que sólo pasen. Nos pasamos la vida tratando de vivir sueños que simplemente nos envuelven en mundos imaginarios y no nos permiten ver la realidad de una manera cruda y sin anestesia.

Nos permiten crecer en cuentos de hadas, donde el príncipe azul vendrá a nuestro rescate y “vivirán felices y por siempre”. No nos enseñaron que somos nuestros propios héroes de la historia, que un príncipe no viene vestido de azul y no es una compañía para siempre. Nos inculcaron que las promesas se dicen para cumplirlas y es lo primero que las personas rompen. Que la mentira es un arma de doble filo muy peligrosa que al final tarde o temprano termina cortandote, que es la más usada y de las que más duelen. Nos enseñaron que los ojos son la puerta de tu alma, aunque haya personas que carezcan de ella, que las convicciones de una persona no deben estar en venta y que la lealtad a alguien no debería modificarse constantemente según sus necesidades, eso no puede llamarse lealtad.

He aprendido que quien obra bien, le va bien. Que hay una fuerza poderosa capaz de acomodar cada pieza en su lugar correspondiente y que el tiempo es muy valioso en cada una de sus enseñanzas. Aprendí que uno debe ser siempre el mismo, no importa con quienes te rodees, uno no debe permitir ir en van y ven de la corriente, debemos encontrar nuestra propia esencia, nuestro propio yo y ser coherentes con lo que realmente somos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s