El Silencio en tus labios

Estaba leyendo un articulo interesante sobre “la falta de expresión en palabras de las personas”, y me llamo la atención el siguiente párrafo que se relaciona con mi anterior post, dado que ya nadie lucha por mantener sus relaciones sino que buscan la manera más fácil de solucionarlo, “escapar”.

“- hay veces en las que desgraciadamente es más fácil cambiar que quejarse. Y digo desgraciadamente porque las personas se pierden la oportunidad de crecer. Se ve mucho en los matrimonios, que empiezan de forma rutilante y después se van desgastando sin ser capaces de reformularse. Entonces, cualquiera que se les cruce en el camino ofrece la seductora trampa de los comienzos, en donde todo es lindo y perfecto. Pero después viene la realidad, y la persona que había dejado a su pareja para irse con otra, descubre que se encuentra con los mismos problemas, solo que ya tiene un divorcio a cuestas. Tal vez, si la realidad no le hubiera permitido cambiar con tanta facilidad, le habría obligado a enfrentar la situación y tratar de resolverla. Una amiga mía que se casó tres veces una vez me dijo: “-mi primer matrimonio no estaba tan mal”. – Juan Tonelli

Sean Fuertes, madurar también es parte del aprendizaje pero en ese recorrido aprendan a expresarse con sabiduría, midiendo sus palabras.

“Habla para que yo te conozca” — Sócrates

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s