Nuestro amor será nuestro combustible

Debo confesar que toda mi vida me pase soñando cómo sería el momento en que mi pareja pidiera mi mano, y déjenme decirles que no pudo ser más perfecto… esa pregunta que he repasado una y otra vez en mi mente, tratando de sentir lo que sentiría en ese momento llegó por fin y muy de sorpresa.

Trato de describir el sentimiento y la sensación y no he encontrado palabras suficientes para ello. La piel se me eriza, el corazón me late a millón y siento que vuelo como una golondrina en lo alto del cielo. En aquel momento en que hablo frente a tanta gente, escuché cada una de sus palabras, lo vi y simplemente me pareció tan valiente pararse ahí alrededor de tantos, me deleite mirarlo y tener la certeza de que no quería soltar su mano, de la inmensidad y gratitud que tengo hacia Dios por destruir todos los planes que creí perfectos para mí y construir uno al lado de este hombre tan maravilloso.

Mis ojos brillaron al ver a ese hombre frente a mi pidiendo que fuera su esposa. Recordé el porque me enamoré de él, de su risa contagiosa, su inteligencia, su sencillez y humildad. Se volvió mi polo a tierra y tenía claro que cada día estaba más enamorada de este ser lleno de luz que se convirtio en mi mejor regalo.

Soñe detenidamente cada plan contigo para este nuevo año, y que me da igual en donde sea, siempre y cuando sean contigo. Me gusta tus planes improvisados me sacan de la rutina aunque me dejen un poco perdida por no tener el control de las cosas, pero los disfrutamos enloquecidamente, y me encanta!.
Quiero seguir viviendo cada momento con esa conexión y sinceridad que llevamos desde que nos conocimos, sabiendo más del uno del otro, con entendernos entre miradas, con una palabra y con una sonrisa.

Gracias por meterte en todos mis planes cuando menos lo esperaba, y adoro haber puesto tu mundo de cabeza hasta llevarte al insomnio. Gracias por tener las palabras adecuadas y tú abrazo justo para curarme hasta la peor tristeza de mi vida, por sostener mi mano y no dejarme caer, por hacerme temblar, sentir y pensar, por decirme las cosas aunque no esté de acuerdo o no las quiera escuchar. Pudiste tatuar mi piel cm a cm con tus caricias, hacerme soñar y enloquecer. Que sepan que es fascinante hablar horas contigo y aún tener mil cosas para contarnos, es sentir que todo es nuevo, que cada día es una nueva aventura, es saber que no voy a encontrarte en nadie.

Gracias infinitas a Dios porque, después de amarme, aprendí a amarte, gracias a tí por amarme como soy, por ayudarme a ser más valiente cada día y porque juntos encontramos la forma para encajar en este mundo. La magia si existe ! He aquí la prueba. 💛 Siiiiiii!

“Home is wherever i’m with you”

Anuncios

Me voy

Me voy de casa y no es por ti, es por mí. Me voy con ganas de crecer y ser valiente, me voy porque lo necesito, necesito un recinto para llenarme nuevamente de paz, perdonarme y perdonar. Si, lo lees bien, perdonar. Hay muchas cosas que necesito sanar, sé que tú y él han tratado de ser la mejor versión de ustedes, nadie les enseño y trataron siempre de dar lo mejor que parecía para mí, pero es claro que muchas cosas se “disfrazan por amor”. Y de perdonarme porque no supe comprender la manera de muchas de sus reglas y enseñanzas de la manera que querían.

Me voy de casa mamá y no es por ti, es por mi, no quiero que llores porque me partiría el corazón pero llegó el momento de alzar por fin las alas, necesito saber que se siente repartir el sueldo para la renta, los servicios, la comida y las vacaciones y que debe durarme 30 días. Quizás te tardes un poco en comprender y me llames con un nudo en la garganta al ver la casa totalmente vacía, pero mamá me tengo que ir. Necesito saber escoger la ropa a la hora de lavar, de que limpiar es más satisfactorio cuando me costó hacerlo, necesito aprender a cocinar más allá de la dieta de supervivencia de un fin de semana, de comentar en alguna reunión social en casa los inumerables consejos que me has dado y que a veces no valore del todo, tengo que aprender a convivir conmigo misma, a despertarme y hacer todo sin esperar que tú lo hagas todo por mi mientras yo leo un libro o veo mi película favorita. Tengo que aprender a ser fuerte cuando llegue de la oficina después de un mal día y solo quiera un abrazo.

Pero no quiero que creas que es así de fácil para mí, me tomo mucho tiempo cargarme de valentía, no será fácil y me va a doler llegar a casa y no ver tu bonita sonrisa. Sé que siempre tuvimos muchas diferencias pero sabes que te amo y tienes que dejarme volar, necesito liberar está presión que mantiene en mi pecho, este sentimiento reprimido de libertad que se oculta en lo más profundo de mi ser.

“Pero No importa lo que haga, no importa donde esté, tú siempre serás la base de todo. Pero necesito crecer, mamá, es hora de que me vaya”.

Diana Orejuela.

El valor del silencio en una noche de lluvia

– ¿Qué esperas de mi? – Nada, respondió. La pregunta es, ¿que esperas de ti? ¿Qué ves al mirar tu reflejo en el espejo? ¿Qué te hace vibrar la piel y te hace latir el corazón a millón?.

El silencio invadió el espacio que los separaba, después de unos segundos repetí, ¿Qué te hace feliz? – no lo sé. Me siento atrapada en un círculo vicioso del cuál no puedo salir, mi corazón late al ritmo de nada, tengo un vacío en el pecho y me siento enjaulada sin ser lo que soy, sin ser yo misma.

Estoy cansada de vivir la vida de otros, de que todos opinen sobre lo que debo o no debo hacer conmigo. Estoy cansada de sus dedos señalando mis actos y de tener miedo cada vez que cruzó la calle, estoy cansada de querer salir corriendo a cualquier hora del día y tener que restringirme por cualquier motivo. Estoy cansada de tener que acabar mis planes por tener que llegar temprano a casa, estoy cansada de ser la niña buena moldeada por una sociedad que no te deja ser… Estoy agotada de vivir la vida que otros quieren que viva. Deje atrás mis sueños, deje atrás planes, deje atrás muchas cosas. Ahora estoy a un año de tener 30 y siento realmente que no he vivido plenamente. Estoy agotada de los desplantes, de las excusas, del te quiero pero no lo entiendes, de las indecisión, de la duda, de las promesas sin cumplir y de las palabras que se lleva el viento….

– y ahora que pudiste comprender eso, que estás esperando para comenzar a vivir tu vida realmente? – valentía, me ha costado más de un cuarto de siglo llenarme de valor, de pelear miedos, de quitarme frustraciones, de curar heridas… Valentía, necesito valentía y ahora que todo el tiempo pensé que tenía una mano la cuál me sostendría y me ayudaría a no caer, me di cuenta que me equivoqué, no la tengo y no podré contar con ello. Si deseo vivir plenamente tendrá que ser por mi cuenta, mi yo y mi otro yo como siempre debió haber Sido.

Se paro, tomo un cigarrillo y se acerco a la ventana, ensimismada veía deslizar las gotas de lluvia en la ventana. su cabello largo se deslizaba por su pecho y sus labios rojos dejaron pintada la colilla. Su reflejo denotaba una tristeza profunda, miro la luna y dijo “yo si creía que el amor nos salvaría”, y siguió en silencio. Su alma atrapada y desconsolada llenaba su pecho de un enorme vacío. Tomó sus cosas, me abrazó y con sus ojos llenos de lágrimas se marchó.

La madriguera

Vivo en una madriguera, bastante segura por cierto, si la detallas con atención podrías darte cuenta que tiene apariencia de una cárcel, con barrotes, con seguros y sobre todo con los guardas controladores del tiempo.

Siempre medido, siempre justo, un tic Tac que da vueltas a tu cabeza todo el tiempo, un cronómetro que te alerta cada vez que no estés dentro de la madriguera.

La madriguera es un hogar, siempre ha sido considerado eso, al inicio cuando era un gazapo, podría decir que era el lugar más seguro del mundo, con el tiempo se volvió parte de un dolor de cabeza, era un hogar pero el permanecer en ella te privaba de tu independencia… Tenía ese calor hogareño, pero cada quien permanecía en su espacio. Se presencia soledad, silencio, a veces se escuchan risas, pero faltaba comunicación, comprensión y un toque más de amor por el otro.

Cómo sabrán cada uno de mis hermanos escapó a nuevos horizontes, buscando ese toque de libertad que tanto nos habían cohibido. Yo permanecí asustado en la madriguera, el miedo había convertido mis días rutinarios, pero jamás quite ese sabor de libertad que ansiosamente deseaba saborear.

Trate de luchar contra la corriente y las enseñanzas de crianza que tenía establecidas en la madriguera, me pelee, argumente, discutí, me rebeldice un poco, pero nunca fue suficiente. Fue entonces cuando te conocí y el deseo de ser libre se hizo más y más fuerte…

Pero ustedes se estarán preguntando, porque simplemente no tomé un nuevo rumbo como mis hermanos, pues déjenme explicarles que todos mis ahorros los había destinado a un sueño y estaba sin fondos con una gran responsabilidad. Que puedo decir, me adelante un poco a los planes de vida de un gazapo comun y corrientes y pues sin escandalizar sólo diré que mis hermanos, ellos, eran libres…

Tuve muchos planes pero jamás resultaron, me caí muchas veces y me levanté de nuevo, iba en una lucha contra el tiempo…. Y fue entonces cuando la ví y le dije, quizás tú jamás lo entiendas, porque tú siempre has sido libre.

Diana C. Orejuela

La vida es eso que pasa y se va volando

La vida es eso… Caminos que nos llevan al mismo destino, algunos largos, otros cortos, algunos dolorosos y otros con una sobredosis de amor, algunos solitarios y otros acompañados… La vida te pone las decisiones vos elegís por cual querés irte. Entonces…

Sali y disfrútala, goza de la compañía que te regala su tiempo el cual no regresa, deléitate con el amor sincero y generoso, ese que se sorprende de los pequeños detalles, que se conquista con acciones y se valora con caricias. Deja de perder el tiempo y poner excusas a lo que la vida te brinda, agradece por lo que tienes hoy y por la persona que tienes al lado en los momentos buenos y malos. Agradece y deja de ser tan egoista. Porque hoy está aquí contigo pero quién sabe si mañana la vida te la dejé en otro camino por no valorar lo que tanto te puso al frente y te hiciste el ciego para verle.

Deja de congelar más ese necio corazón, ese que pide a gritos cariño y que lo volves cada día más piedra.

Sali y disfrútala, que la vida no lanza dos veces la misma flecha, y las oportunidades sólo miran hacia adelante.

Diana Orejuela

70 cosas sobre mí

  1. No me gusta el café
  2. Ni la comida de mar
  3. Suelo ser puntual
  4. Quizás por eso odio esperar
  5. De pequeña me creía super star
  6. Cante infinitas de veces “un mundo ideal” y mis hermanas jamás lo olvidarán.
  7. Soy más de pasta o arroz con huevo.
  8. El licor me parece fatal y no lo suelo tomar.
  9. No me se maquillar
  10. Algún día me quiero casar.
  11. Me encanta Adam
  12. y estoy enamorada
  13. y Nunca se elegir mi favorito de nada, comida, o color, película o canción.
  14. Tengo dos conejos
  15. Fui victima del bullying en el colegio
  16. Era fan de Mickey Mouse.
  17. No me roto nunca un hueso.
  18. Para mi la noche es musa e inspiración
  19. Mi segunda carrera la estudié por querer orgullecer a mi papá
  20. Escuchar la lluvia me consigue relajar.
  21. Adoro el cheesecake
  22. Y duermo acurrucada
  23. Odio el incienso
  24. Y de todos los tattos que quiero mi estrella ha sido el primero
  25. No soy fan de los zapatos pero si del labial
  26. Sufro de renitis
  27. y Amo siempre bailar, siento que me transporta a otro lugar.
  28. Me da un poquito de miedo la oscuridad
  29. Las lociones dulces me causan alergía
  30. Y los gatos me hacen estornudar.
  31. Me gustaría leer un poco más
  32. Soy drama queen y mega sentimental
  33. Quisiera aprender a madrugar.
  34. Soy la menor de mis hermanas.
  35. Algún día quiero tener un pastor alemán.
  36. Dicen que soy la combinación de lo dulce y lo amargo, soy demasiado tierna pero con facilidad me enfado.
  37. Me gusta escribir, dibujar y cantar, aunque siempre suene desafinada.
  38. Siempre he pensado que existe el destino
  39. Soy geminiana y creo en el karma.
  40. Me gusta cocinar, pero en compañía
  41. Me gusta el trabajo de Alfonso casas.
  42. Prefiero un chófer a tener que manejar.
  43. Mido casi 1.60
  44. Y estoy muy convencida que hay vida allá afuera
  45. Creo en la ley de la atracción.
  46. Y que la familia es lo primero.
  47. Prefiero calidad a cantidad
  48. Y en 12 días seré cumpleañera.
  49. El cine tiene que llevar siempre crispetas.
  50. Me gusta que me arrullen
  51. y que me hagan sorpresas
  52. Suelo dormir sin pantalón
  53. y tengo los pies planos
  54. Disfruto mucho de viajar
  55. Quisiera recorrer el mundo en una Ban y que me puedas acompañar
  56. Se me conquista, con acciones y caricias
  57. De todas las princesas me quedo siempre con Mulán
  58. Odio el helado de chocolate
  59. No soporto el picante
  60. Los anillos me encantan pero no tengo ninguno para colocarme
  61. Adoro a los niños
  62. y creo que me paso siempre en el romance
  63. No me gusta tomar sol.
  64. Odio las mentiras
  65. Me gusta jugar en consolas, carritos y peleitas
  66. Me fascina ver la luna y las estrellas
  67. Disfruto del silencio pero no me gusta estar sola
  68. Se me dificulta hacer amigos
  69. pero soy muy especial con los que consigo
  70. y para terminar agradezco porque quieran conocerme un poquito más.

Mi crisis de los 29

Ayer mis lágrimas comenzar a brotar, y entre más pensaba en aquel vacío que tenía en mi pecho,  ellas empapaban más todo mi rostro. El sentimiento subió y se estancó en mi garganta haciendo ese nudo sin sabor que te desgarra el alma. Después de un rato termine como Rodolfo el reno de la nariz roja con un manto de lágrimas abrazando a orégano un cocodrilo gigante de peluche que me regaló mi abuela la vez que quería que siempre sonriera y dejará esa cara triste que mantuve por tanto tiempo atrás. El llorar siempre hace bien, me dije a mi misma, te calma el alma pero el vacío no desaparece.

Mi crisis de los 29 iniciaron desde el momento en que sentí que todos mis planes estaban un poquito retrasados a lo que tenía esperado. Que la vida de un adulto responsable es cada vez más difícil, y que la economía vs una gran parte de mis ideales estaban teniendo una gran diferencia.

Fue así como pensé en todas esas mujeres luchadoras cabeza de hogar que con un sueldo mínimo sacan a sus hijos adelante, adquieren vivienda y se dan sus gusticos. Enserio que las admiro. Hoy en día cada vez es más difícil ese tipo de situaciones, obtener todo lo que quiero bajo la promesa de un sueldo tan bajo no proporciona grandes esperanzas. Vivir el día a día no es vida… la gente se merece más, mucho más.

También pensé en todas las personas que buscan una pareja estable y no la han encontrado, los que sueñan en formar familia y no han podido o simplemente en las personas que han dejado sus sueños atrás por distintas situaciones que se les ha presentado en la vida. Y quizás yo me vi en algún grupo de estos que menciono, quizás eso afecto más el vacío que tenía en el pecho. Pero la vida es un constante cambio así comprendí que había sucedido con mis sueños y mis ideales….

Claro está, después de la chillada más tremenda entendí que los tiempos de Dios son perfectos, y cada cosa sucedería como tendría que ser, justo en el momento indicado.

Diorvi